Las deportaciones de Donald Trump.

El problema Donald Trump no es Donald Trump. Es ¿cómo es posible que semejante individuo sea el máximo represntante del país más poderoso del mundo.

Donald Trump no es más que otro desalmado puesto en la cumbre de la coyuntura de nuestra época. Pero ¿qué representa? ¿Qué fuerza, qué sentimiento está representado en semejante impresentable? 

Seguramente este individuo la emprende con los inmigrantes acusándoles de violadores y delincuentes por aquello de que la lengua va donde la muela duele: porque probablemente él sea un violador y un delincuente. Pero con ser malo, con ser horrible, esto es lo de menos. Lo grave es que su pueblo, gran parte de su pueblo, lo ha puesto ahí

Su ensañamiento con los débiles es el enésimo intento de desviar la atención de los verdaderos problemas. En un país herido por la desigualdad y la pobreza, es demasiado fuerte reconocer que su sistema no funciona. Hay que echarle la culpa a alguien que, a ser posible, no pueda defenderse.

Igual que Hitler escogió a los judíos, Trump ha elegido a los inmigrantes. Y ahora ha decidido expulsar a todas las personas que están en situación de irregularidad administrativa, a los inmigrantes ilegales. Se estima que hay once millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Desde que Donald Trump llegó al poder, la detención de inmgrantes ha aumentado un 42%.

Durante el gobierno de Barack Obama, se daba prioridad a los indocumentados condenados por delitos graves o supusieran una amenaza para la seguridad nacional, ahora con Trump, se amplía el tipo de infracciones y delitos. Así, se verán afectados los inmigrantes que hubieran cometido cualquier tipo de delito, usado documentos falsos, supongan un riesgo para la seguridad pública o hayan abusado de subvenciones y ayudas gubernamentales. Algunos analistas señalan que eso podría hacer susceptible de deportación a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula hay en el país.

Ningún otro presidente de EE.UU. deportó a tantos inmigrantes como lo hizo Barack Obama entre 2009 y 2017, unas 2,5 millones de personas, según cifras del Departamento de Seguridad Nacional.

Como candidato, Donald Trump prometió expulsar del país a 11 millones de personas. Ya como presidente, matizó su meta y dijo que deportará “hasta 3 millones” que tengan “antecedentes criminales, miembros de pandillas o traficantes de drogas”. Haga lo que haga, no resolverá el problema de fondo: el aumento de la pobreza y la desigualdad en su país. El mismo resentimiento que lo ha puesto en el cargo de presidente, seguirá creciendo bajo sus pies. ¿Seguirán buscando culpables o se pondrán de una vez al frente de sus problemas?

Ir a descargar

Repasamos la actualidad haciéndonos eco de la petición a Corte Internacional de La Haya, por parte de un grupo de abogados, que investigue a la UE por crímenes de lesa humanidad por su política migratoria; de las dificultades de Salvamento Marítimo en la época de mayor flujo de pateras; y de las declaraciones del delegado del Gobierno en Valencia entorno a la muerte de Marouane Abouobaida en el CIE de Zapadores, Valencia.
También repasamos los Estados que están en proceso de ratificación del TPAN en la actualidad de la 2ª Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia.
Sonó la música de EL Palabreo, con Canción a Donald Trump


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s